El presidente de Barack Obama denunció este viernes los ataques contra la libertad de prensa en todo el mundo al recibir a tres periodistas de países que "limitan severamente" ese ingrediente "crucial" de la democracia: uno de Etiopía, otro de Vietnam y el restante de Rusia.

"En demasiados lugares del mundo la prensa libre es atacada por gobiernos que quieren ocultar la verdad o no tienen confianza en los ciudadanos para que decidan por ellos mismos", declaró Obama en presencia del bloguero vietnamita Dieu Cay, de la periodista rusa Fatima Tlisova y de la etíope Lily Mengesha.

"Algunos periodistas son perseguidos, a veces ultimados incluso, se cierran medios independientes, se silencia a disidentes y la libertad de expresión  es ahogada", agregó, y elogió el coraje de sus invitados, "los tres refugiados en Estados Unidos".

Cuando se acerca del Día Mundial de la libertad de prensa (el domingo), Obama saludó el papel de los periodistas que "dan voz a los que no la tienen, exponen las injusticias y obligan a los dirigentes como yo a rendir cuentas".

Según un informe difundido el miércoles por la organización de defensa de los derechos humanos Freedom House, la libertad de prensa en el mundo está en el nivel "más bajo" de los últimos diez años.

Según ese documento, sólo el 14% de los habitantes del planeta viven en países con una prensa libre (42% en países con una prensa parcialmente libre y 44% en países sin libertad de prensa).