"Es algo que no se resolverá de un día para otro, es algo que tiene raíces profundas en nuestra sociedad, en nuestra historia", recalcó Obama durante una entrevista concedida a la emisora televisiva BET, dirigida principalmente al público afroamericano.

Refiriéndose a las atrocidades que llevaban a cabo los blancos contra los negros hace medio siglo, el mandatario estadounidense puso de relieve que la situación es mucho mejor que hace cincuenta años cuando la tasa de violencia estaba mucho más alta.

Haciendo alusión al asesinato de los negros, durante los últimos meses a manos de la policía estadounidense, el mandatario del país norteño admitió desconfianza hacia los agentes policiales y el sistema de justicia de EE.UU.

En este mismo contexto, el alcalde de Nueva York (Estados Unidos), Warren Wilhelm ‘Bill’ de Blasio, achacó el domingo a “siglos de racismo” en su país los recientes homicidios impunes de hombres negros a manos de policías blancos.

Durante los últimos meses han aumentado los maltratados hacia los afroamericanos por parte de la policía norteamericanos, lo que ha provocado la ira de los ciudadanos estadounidenses. Además de la policía, los jueces han rehusado a condenar a los culpables, algo que ha enfurecido más a la población.

El pasado 3 de diciembre, un jurado popular había decidido no encausar al policía de Nueva York (costa este estadounidense), Daniel Pantaleo, que el 17 de julio mató al ciudadano afroamericano desarmado Eric Garner aplicándole una llave de asfixia prohibida después de que Garner se quejase de acoso policial.

En noviembre, otro jurado había ya suscitado amplias protestas al decidir también no encausar a otro policía blanco, Darren Wilson, que en agosto mató a tiros al joven afroamericano Michael Brown, de 18 años en Ferguson (Misuri, centro oeste del país).

El pasado jueves, tras la exoneración de Pantaleo y ante las amplias protestas en Estados Unidos, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, reclamó a las autoridades estadounidenses que atendieran las demandas populares de mayor responsabilidad en los casos de brutalidad policial racista letal.