Francia y el mundo entero han condenado el ataque del pasado miércoles 7 de enero al semanario francés Charlie Hebdo, en el cual murieron 12 personas, incluidos dos policías. Al grito de "Hemos vengado a Mahoma", extremistas musulmanes abrieron fuego en la redacción del semanario de sátira, amenazado por haber caricaturizado al Profeta Mahoma.

Este ataque generó diversas expresiones acerca del Islam en Europa, lugar en donde musulmanes de diversos países han comenzado la campaña #NotInMyName, con la cual rechazan ser catalogados como terroristas.

"No en mi nombre" y "No en el nombre de mi Profeta" son algunos de los mensajes compartidos en redes sociales. Además, han compartido imágenes en las que se lee: "Sí soy musulmán. No soy terrorista"