Un niño de apenas un año y cinco meses mató a una serpiente a mordiscos en el estado Río Grande do Sul, Brasil.

El incidente ocurrió por la tarde del domingo cuando el pequeño identificado como Lorenzo jugaba en el patio de su casa.

La madre del niño, Jaine Ferreira, declaró a "Radio Gaúcha" que fue a ver qué hacía el pequeño cuando lo encontró con la cobra en la boca. Esta añadió que el animal aún estaba intentando soltarse.

El menor fue trasladado a un hospital por temor a que el reptil le hubiera hecho daño.

Los médicos constataron que el niño estaba en buenas condiciones de salud y no presentaba signos de envenenamiento.

El médico Gilmar Carteri compartió una foto con el Centro de Información Toxicológica del Estado con el fin de verificar si el animal tenía algún veneno. Allí la bióloga Katia Moura señaló que se trataba de un reptil no venenoso.