En Alburquerque, Estados Unidos, un niño de tres años de edad disparó un arma de fuego, hiriendo a su padre y a su madre embarazada; quienes actualmente se encuentran en recuperación.

De acuerdo a Justin Reynolds, padre del niño, todo fue en un "abrir y cerrar de ojo". "De pronto escuchamos una explosión, como de un balazo. En el siguiente instante me di cuenta de que mi novia, Monique Villescas, estaba sangrando. Me senté y me di cuenta de que yo también sangraba", comentó en entrevista con el canal local KOB 4.

Los primeros informes de la policía relatan que el niño tomó el arma del bolso de su madre, mientras buscaba un iPod. La bala rozó en los glúteos de Reynolds y se incrustó en el hombro derecho de Villescas.

"El Departamento de Policía de Alburquerque recomienda que si deciden ser portadores de armas, siempre les pongan seguro y nunca la dejen al alcance de sus niños", dijo el Oficial Simon Drobik a medios locales.