Un niño de dos años fue hospitalizado y se encuentra grave tras dispararse en la cara con una pistola que según la policía podía estar oculta bajo una almohada de la cama.

La policía informó que no hay sospechas de que otra cosa que no fuera accidente pero aún tratan de explicar qué sucedió exactamente.

De acuerdo con la policía el hecho ocurrió el jueves por la noche cuando el niño y su hermano de 7 años estaban bajo el cuidado de su abuela y su tía.

El vocero de la policía, Jay Davis, informó que de acuerdo con información preliminar la abuela jugaba con el chico cerca de la cama cuando el pequeño tomó la pistola y se disparó.

Se desconoce a quién pertenece el arma o si se formularán cargos contra alguien.

El padre no se encontraba en casa cuando ocurrieron los hechos. No se ha revelado el nombre de ninguno de los involucrados.