La explosión de una bomba en Yobe, estado al noreste de Nigeria, dejó nueve personas muertas y 18 heridos. El atentado fue dirigido a musulmanes que realizaban sus oraciones.

Dicho ataque fue realizado por un mujer mayor y una niña de 10 años que llevaban atados a sus cuerpos explosivos.

Ambas detonaron las bombas en la ciudad de Damaturu, en lugares donde los fieles siempre se reunían para realizar sus oraciones, indicó el coronel Sani Kukasheka Usman.

Anteriormente la Policía había declarado que al menos eran 12 los muertos, junto con los atacantes.

El día anterior se realizaron dos explosiones simultáneas en en la capital del estado vecino Gombe, donde murieron 48 personas y 58 heridos.

Ningún grupo terrorista se ha responsabilizado por los atentados. Sin embargo, las autoridades los adjudicaron al grupo terrorista Boko Haram, el cual ha matado a cientos de personas en las últimas semanas, informó el canal estadounidense “CNN”.