El poder de la fe y los intensos tratamientos médicos libraron a Grace West, una niña de 12 años de Nueva Jersery, de Neuroblastoma, un cáncer infantil que afecta las células nerviosas. 

Para la familia el éxito del tratamiento se debió a un viaje a Roma que realizaron hace un año, gracias a la fundación Make A Wish, donde Grace y sus papás pudieron visitar al papa Francisco.

En su encuentro, el papa argentino le besó la frente e hizo una oración de sanación para Grace.

El pasado 11 de diciembre, recibieron la noticia de que el cáncer había sido vencido.