El miércoles pasado mientras el presidente venezolano Nicolás Maduro realizaba un recorrido por el estado de Anzoátegui, ubicado en el noreste del país, recibió un golpe por un mango que le lanzaron.

Maduro conducía un autobús cuando sufrió el “atentado”. El mango fue lanzado por una mujer llamada Marleni Olivo, de 54 años, quien tenía problemas para conseguir una vivienda y no encontró otra manera de comunicarse con el mandatario que esta.

El mango llevaba consigo un mensaje escrito,"si puede me llama", acompañado de un teléfono.

Después de haberse notado molesto, Maduro en su programa televisivo “En contacto con Maduro” aseguró que representantes de su gobierno llamaron a Olivo, quien había pedido que se le regalara una casa.

Por ese motivo el mandatario comentó: “Marleni ya aprobé, en el marco de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que tienes tu coapartamento y te lo van a entregar en las próximas horas. Mañana o pasado mañana no pasa entregarte tu apartamento y este mango me lo como hoy en la noche”, según informes del canal de televisión estadounidense "CNN".