El primer ministro de Israel, BenjamÍn Netanyahu, declinó una invitación para reunirse con el presidente Barack Obama a mediados de marzo en Washington, indicó el lunes la Casa Blanca, que expresó su "sorpresa" por la decisión.

Este nuevo desaire en las relaciones tensas entre los gobiernos de Netanyahu y Obama ocurre la víspera de la visita a Israel del vicepresidente estadounidense Joe Biden.

Según el gobierno estadounidense, el gobierno israelí había solicitado un encuentro entre los dos gobernantes "el 17 o 18 de marzo" y hace dos semanas la Casa Blanca puso en agenda la cita para el día 18.

"Nos preparábamos para recibir este encuentro bilateral y nos sorprendió enterarnos -al inicio por los medios- que el primer ministro, en lugar de aceptar nuestra invitación, decidió cancelar su visita", declaró el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Ned Peice.

"Las informaciones según las cuales nosotros no pudimos plantear una fecha que convenga al calendario del primer ministro son erróneas", afirmó.

Las relaciones entre Obama y Netanyahu, desde siempre difíciles, se tensionaron con las negociaciones del acuerdo sobre el programa nuclear de Irán.

En los últimos meses ambas partes han tratado de superar esos obstáculos y reafirmaron sus vínculos. 

La visita de Biden "refleja las relaciones sólidas entre Israel y Estados Unidos, nuestro aliado (...) principlamente con respecto a los desafíos a los que nos enfrentamos en nuestra región", subrayó Netanyahu el domingo.