Nepal ha comenzado la sombría y desalentadora tarea de la cremación de las miles de víctimas que murieron durante el devastador terremoto del sábado.

Con una cantidad de más de cuatro mil muertos, el domingo pasado los nepalíes empezaron las cremaciones masivas cerca del río Bagmati.

Cientos de cuerpos fueron quemados en peldaños de madera a lado del río. Las familias se reunieron alrededor de estos "crematorios", lamentándose por la perdida de sus seres queridos.

Decenas de niños muertos eran envueltos en telas de color naranja y oro sobre el suelo.

A medida que el número de muertos ha aumentado, se ha dado una escasez de madera utilizada para la cremación. Al menos se necesitan 250 kilogramos para cada cremación individual.

Las áreas en las que los ritos pueden tener lugar también son escasas, pues muchos templos fueron destruidos a causa del terremoto.

El terremoto cuya magnitud de 7.8 grados del terremoto, destruyó sectores de los barrios más antiguos de Katmandú y fue lo suficientemente fuerte como para sentirse en parte de la India, Bangladesh, el Tíbet y Pakistán, según informes del diario ingles Daily Mail.