El exnúmero 1 del mundo, el español Rafael Nadal, reconoció este miércoles haberse sentido impactado por el caso de dopaje de la tenista rusa María Sharapova, detectado en el Abierto de Australia de principios de año.

"Nunca he estado tentado de hacer algo prohibido", dijo el español en una rueda de prensa dos días antes de su primer partido en el Masters 1000 de Indian Wells, California. 

"Siempre me he mantenido lejos del dopaje, soy un jugador completamente limpio, he trabajado tan duro en mi carrera que nunca voy a tomar cualquier cosa que me haga recuperar más rápido si estoy lesionado", insistió Nadal. 

El ganador nueve veces del Roland Garros ha sido siempre objeto de rumores, sobre todo cuando dominó el circuito mundial en 2010, cuando ganó tres de los cuatro torneos de Grand Slam, más el Masters de finales de temporada. 

Nadal también ha sufrido el clima de sospecha en su país provocada por el caso de Fuentes, el médico que estuvo involucrado en operaciones de dopaje con grandes figuras del ciclismo profesional y, según rumores, también en el fútbol y tenis. 

"Oí estas acusaciones de dopaje sobre mí y eso me empieza a cansar un poco", admitió.