Alrededor del mundo, desde Turquía hasta Filipinas, cientos de musulmanes no están conformes con la nueva publicación del semanario francés Charlie Hebdo.

El nuevo número de Charlie Hebdo muestra en portada un nuevo dibujo del Profeta Mahoma, el cual sostiene un cartel con la leyenda #JeSuisCharlie, todo esto bajo el mensaje: "Todo está perdonado".

Sin embargo, musulmanes (algunos habían condenado en un inicio los atentados) en todo el mundo han condenado esta nueva "burla" de Charlie Hebdo. En Filipinas, miles de manifestantes se reunieron en la plaza principal de la ciudad de Marawi para quemar una simulación de la portada del semanario.

En Pakistán, los grupos más ortodoxos exigieron la pena de muerte para los dibujantes de Charlie Hebdo. A estas manifestaciones se sumaron hoy grupos musulmanes en Kuwuait.