Miles de personas despidieron este sábado en Milán (norte de Italia) al premio Nobel de la Literatura en 1997 Dario Fo, quien murió el jueves a los 90 años, con una original ceremonia fúnebre laica.

El cortejo fúnebre partió del legendario Piccolo Teatro de Strehler acompañado por bandas y grupos teatrales al ritmo de "Bella Ciao", el conocido canto partisano italiano de los grupos resistentes contra el fascismo y nazismo.

El nobel irreverente y militante, intelectual comprometido y referencia moral para la izquierda en Italia, murió en un hospital de Milán por problemas respiratorios.

Bajo un mar de sombrillas de todos los colores, una multitud acogió el féretro del gran dramaturgo frente a la catedral gótica de la ciudad, cantando "¡Dario!, ¡Dario!", "¡Dario!".

Fiel a su historia de "arlecchino" contracorriente, la despedida de Fo no fue presidida por autoridades ni de grandes discursos, aunque asistieron políticos y personalidades del mundo de la cultura, entre ellos los alcaldes de Milán y Roma y el cómico Beppe Grillo, fundador del Movimiento Cinco Estrellas, que el dramaturgo apoyaba en los últimos años.

Desde el palco, instalado frente a la catedral, su hijo Jacopo Fo y el fundador del movimiento Slow Food, Carlo Petrini, rindieron homenaje al fustigador del poder, al juglar de los tiempos modernos, gran defensor de los humillados.

"Pensar a Dario sin política, es como pensar a un buen vino sin uva", aseguró Petrini al elogiar el arte, su capacidad de divertir y de burlarse de los poderosos.

"Estoy seguro que mi padre y mi madre, (la actriz Franca Rame, musa y compañera por más de medio siglo, ndr) están ahora juntos, doblados de la risa", comentó Jacopo, tras recordar la fuerza física y psicológica del padre, lúcido y cooperativo, quien cantó por horas, conversó y pedía noticias hasta agravarse, pocos días antes de morir.

"El arte, la pasión y la solidaridad son medicinas que los médicos deberían prescribir", comentó Jacopo.

"Somos comunistas y ateos, pero mi padre nunca dejó de hablar con mi madre y pedirle consejo. Las personas que queremos no mueren nunca en realidad", dijo.

Anticlerical, comprometido políticamente con la extrema izquierda, Dario Fo, fue censurado desde 1977 por la televisión pública italiana, pese a ser el autor de teatro italiano más representado después de Goldoni.

Autor de cerca de cien obras, entre ellas "Muerte accidental de un anarquista" y "Misterio buffo", Dario Fo fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1997.