El Gobierno brasileño anunció este martes que han detectado 121 nuevos posibles casos de microcefalía un los últimos días, entre ellos una muerte que todavía se está investigando.

La hipoótesis de esos casos se centra en el virus "Zika",  transmitido por el mosquito "aedes aegypti", el mismo insecto responsable por el dengue y la chikungunya. El Ministerio de Salud de ese país señaló que todavía no hay una conclusión.

El país sudamericano ha registrado, en los últimos cinco años, 156 casos anuales de micorecefalía; sin embargo, desde julio de este año se han disparado hasta 520 en nueve estados de Brasil, con especial incidencia en la región noreste.

Entre las mujeres que fueron sometidas a exámenes clínicos, detectaron el virus zika en el líquido amniótico (que envuelve al bebé en el útero) en dos mujeres embarazadas que habían manifestado la enfermedad y cuyos fetos fueron diagnosticados con microcefalia.