Pueden guardar dinero dentro de su brassier. Incluso su smartphone, si temen que se lo vayan a robar. Pero un arma quizás no sea tan buena idea, sobre todo si se piensa guardar en la mitad de la prenda. Y esto le pasó a Christina Bond, de 55 años, quien ajustaba su arma y se disparó en el ojo.

Bond murió al querer ajustar su brasier, porque no quedaba como ella quería. Accidentalmente disparó el arma y fue lllevada al hospital, pero murió al día siguiente, informó el portal regional MLive.

Ella era una exmarine y una miembro respetada de su comunidad. Pero ahora es una más de las mil 620 personas en Estados Unidos que han muerto por incidentes de armas, según estadísticas del portal Gun Violence Archive.

En la galería: las muertes más insólitas de la Historia. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".