En un raro incidente ocurrido en las costas de Boca Ratón, Florida, una mujer debió ser trasladada al hospital el domingo tras ser mordida por un tiburón.

Sin embargo, lo verdaderamente llamativo del caso fue que la mujer tuvo que ser llevada al centro asistencial con el escualo aún colgando de su brazo, ya que este se resistía a soltar la extremidad, reportó la cadena CNN.

Twitter

Foto:

El animal, de unos 60 centímetros de largo, murió poco después del ataque, pero sus fuertes fauces hicieron imposible la tarea de retirarlo del brazo herido de la mujer de 23 años.

Por su parte, el capitán Clint Tracy, del Departamento de Bomberos y Rescate, dijo a WPEC que "nunca había visto algo así o escuchado algo parecido".

Los tiburones nodriza pueden crecer hasta tres metros de largo y son comunes en la zona, pero suelen ser criaturas pacíficas, aunque pueden atacar si los molestan. "Aunque sentimos lo que le pasó a la víctima, también nos entristece que el tiburón no estará más con nosotros", agregó Tracy.

Twitter

Foto: