Brittany Marie Wiest dejó morir de hambre a su bebé, Anakin, el año pasado. Y por este incidente fue arrestada la semana pasada. Ella, quien ya tenía un hijo antes de Anakin y estaba embarazada de otro en el momento de su captura, fue acusada de negligencia y asesinato de un menor de edad.

Wiest llamó a la Policía cuando el niño no despertó y lo halló muerto. Este estaba muy por debajo de su peso y la autopsia reveló que murió de hambre y deshidratación. Los detectives clasificaron su muerte como homicidio, informó la estación local de noticias WKRN.

"Ella no tenía ni idea de qué ocurrió", afirman los detectives. Wiest ahora tiene que pagar 100 mil dólares de fianza. Ella ya había tenido varias reuniones con Servicios Familiares por no cuidar bien de su hija mayor, de solo dos años. Ahora ella se encuentra en manos del estado. Todos los tres hijos de la mujer eran de distintos padres y la policía trató de ubicar al padre del niño que murió, pero se reveló que este nunca se preocupó por él.

El novio actual de la mujer, quien fue el que llamó al 911, no era padre de ninguno de los tres. Ahora ella tiene que comparecer ante la corte dentro de dos semanas.