Un grupo de fieles fueron asesinados este miércoles mientras estaban en una mezquita de Sanna, capital de Yemen.

Veinte personas murieron, según el Ministerio de Salud de Yemen. La capital actualmente está controlada por los rebeldes Houthi.

La mezquita Al-Mu'ayyad se encuentra en el distrito norte de al-Jiraf. La detonación de la bomba fue realizada por un hombre suicida que portaba un cinturón de explosivos cuando los fieles se reunieron para la oración de la tarde.

Según informes, un coche bomba estalló en las afueras del mismo lugar al mismo tiempo, ocasionando la muerte de aquellos que habían querido socorrer a las primeras víctimas.

La razón del ataque aún no se conoce, además que ningún grupo se ha hecho responsable por la explosión, informó “Middle East Eye”.