Un político del círculo de Milo Djukanovic, hombre fuerte de Montenegro desde hace un cuarto de siglo, fue nombrado este lunes primer ministro por el parlamento, en una sesión boicoteada por toda la oposición.

El nuevo jefe de gobierno, Dusko Markovic, reiteró la voluntad de entrar en la OTAN, a pesar de la fuerte oposición prorrusa, que organizó manifestaciones salpicadas de violencia en 2015.

Exjefe de los servicios de inteligencia montenegrinos, el primer ministro sólo dispondrá de una escasa mayoría (41 escaños de 81), compuesta por diputados de su formación, el Partido Democrático de los Socialistas (DPS), asociado con grupos de las minorías croata y bosnia y con los socialdemócratas.

Prorrusa o no, la oposición boicoteó la sesión, considerando inválido el resultado de las legislativas del 16 de octubre.

En el poder de manera casi ininterrumpida desde 1991, Milo Djukanovic abrió su país hacia Occidente, con la intención de que éste se adhiera a la OTAN, en detrimento de los prorrusos.

El día de las elecciones, se anunció el arresto de una veintena de serbios, incluido un antiguo general de la gendarmería convertido en un feroz opositor a la OTAN en la región.

Siguen sin conocerse los detalles de este complot y las armas que se supone que fueron utilizadas nunca fueron presentadas.

Tras los comicios, Milo Djukanovic anunció que no se presentaría a un nuevo mandato de primer ministro, aunque sigue estando al frente de su partido, el DPS.