Dos miembros activos de la Guardia Nacional de Estados Unidos fueron arrestados el miércoles, 15 de abril en San Diego, California, al intentar vender armas, municiones y equipos de protección pertenecientes a las fuerzas militares estadounidenses a grupos armado y narcotraficantes en México.

Jaime Casillas de 22 años y Andrew Reyes de 34 años, fueron capturados en una operación en cubierta dirigidas por los agentes de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos.

Según la demanda presentada el miércoles, los acusados estaban negociando con un agente en cubierto como comprador, quien informó que las armas serían vendidas en México y terminarían en manos de cárteles.

En una de las negociaciones Casillas y Reyes incluso vestían los uniformes del Ejército de Estados Unidos.

Los oficiales vendieron al agente encubierto numerosas armas y miles de municiones, que los investigadores afirman fueron tomadas directamente del depósito militar estadounidense.

Ambos enfrentaran posibles cargos de venta de armas sin licencia y transporte ilegal de armas fuera del estado, según informes de canal de televión estadounidense 'CNN'.