Un soldado tunecino ha sido asesinado a tiros después de que él matara a siete de sus colegas en un cuartel militar en Túnez, según el Ministerio de Defensa.

Otros diez resultaron heridos, uno de gravedad. El ataque fue en una ceremonia de izamiento de bandera en el cuartel Bouchoucha.

El hombre tenía problemas familiares y psicológicos, además de que no tenía permitido portar armas, dijo el portavoz del ministerio Belhassen Oueslati.

Él describió el incidente como un "acto aislado, no como un acto terrorista". Habrá una investigación para tratar de determinar los motivos del asesino, agregó.

Ouselati afirmó que el soldado atacó a un hombre con un cuchillo para tomar su arma antes de disparar a sus compañeros.

El portavoz del Ministerio del Interior, Mohamed Ali Aroui dijo que no hubo disparos fuera de los cuarteles, informó el canal británico “BBC”.