El pasado 4 de abril fue un día que cambió la vida de Feidin Santana, de 23 años. Cuando se dirigía a su trabajo, en Carolina del Sur, Estados Unidos, grabó uno de los videos más vistos en las últimas horas: el asesinato de un hombre negro a manos de un policía blanco. La víctima se encontraba desarmada y fue atacada por la espalda.

Santana, quien desde ese día no había hecho ninguna declaración, comentó a la cadena NBC: "Fue un abuso y lo vi con mis propios ojos. Uno de los policías me dijo: 'Espere ahí', pero me di cuenta que no sería bueno y corrí hacia mi trabajo". El joven originario de República Dominicana aseguró que sintió temor a las represalias y que estuvo a punto de borrar el video. Además, dijo, que su vida corre peligro, comentó a la televisora.

Las imágenes ayudaron a inculpar al policía Michael Slager –el cual ya fue despedido y detenido– de haber disparado por la espalda en ocho ocasiones a Walter Scott, quien se encontraba desarmado.