Se han cumplido cuatro meses de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Isidro Burgos”, en Ayotzinapa, Guerrero. En medio de manifestaciones y muestras de apoyo, familiares y estudiantes aseguran que no se detendrán: “vamos a seguir firmes hasta el final”.

Al respecto, conversamos con Clemente Rodríguez, padre de Cristian Alfonso Rodríguez; uno de los 43 normalistas desaparecidos. Con Fernando, tío del estudiante desaparecido Luis Ángel Francisco Arzola y con José Solano Ramírez, estudiante de la Escuela Normal Rural, “Isidro Burgos”.

No sé qué tiempo nos va a llevar, pero vamos a seguir así. A pesar de que Osorio Chong (Secretario de Gobernación) dice que no hagamos nada o nos va a detener. Todo México está con nosotros”, asegura Clemente Rodríguez. Ante el cuestionamiento de si esas amenazas han sido directas, Rodríguez respondió: "No, pero es lo que han querido decir con sus mensajes de reprimir las manifestaciones".

Los familares de las víctimas confirmaron la visita a otros países en búsqueda de apoyo: “Vamos a ir a Estados Unidos, Francia, Alemania y denunciar desde allá qué gobierno tenemos en México”.

Y precisamente en estos momentos, Bernabé Abraján e Hilda Aguileño, padres de dos estudiantes desaparecidos, se encuentran en Ginebra, Suiza, donde participan en la sesión del Comité contra la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizada este 2 y 3 de febrero para exponer, por primera vez, este caso ante el organismo internacional.

“Hay inconsistencias en las investigaciones, se está tapando al Gobierno porque fueron policías los que se llevaron a nuestros hijos, ¿por qué no se les investiga? Hoy decidimos venir aquí para que nos apoyen a que se haga justicia y que se acabe este tormento”, comentó Bernabé Abraján a medios internacionales en Suiza.

“Nosotros no tenemos miedo porque hemos aprendido que cuando nos golpean, hay que levantar la cabeza”; comenta a este medio Fernando, tío de Luis Ángel Francisco Arzola.

“Les agradezco que no nos dejen solos y les pido que nos apoyen en lo económico y en víveres. Muchos padres de familia dejaron todo, sus cosechas y sus cultivos. No vamos a parar hasta encontrar a los 43 con vida, porque vivos se los llevaron y vivos los queremos”, concluyó Clemente Rodríguez.