El titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, confirmó que los restos hallados en un basurero en el municipio de Cocula, Guerrero, México, corresponden a Alexander Mora Venancio, luego de la comparativa de material genético con la de su hermano y con su padre, Ezequiel Mora.

Murillo Karam afirmó que esta confirmación también valida la hipótesis de la PGR, en el sentido de que fueron hallados restos humanos en el basurero de Cocula, que pertenecerían a los 43 normalistas, según las declaraciones de autores materiales del asesinato e incineración de los cuerpos de los estudiantes.

MURILLO Y LA CONFERENCIA DEL 7 DE NOVIEMBRE

Jesús Murillo Karam informó hace un mes que los 43 estudiantes habían sido conducidos a un depósito de basura en el municipio de Cocula, Guerrero, y ahí habían sido asesinados y sus cuerpos incinerados durante varias horas.

"No tengo ninguna duda de que allí hubo un homicidio masivo", afirmó entonces el fiscal.

Esta versión fue rechazada por los familiares quienes se indignaron y exigieron pruebas periciales contundentes y precisas de expertos independientes, y manifestaron su decisión de continuar la búsqueda.

La identificación de uno de los restos, confirma la hipótesis de las autoridades de que las autoridades municipales estrechamente vinculadas con el crimen organizado son los responsables de una matanza de estudiantes.

La noche del 26 de septiembre pasado un grupo de policías locales dispararon contra decenas de alumnos de esa institución educativa por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ataques que dejaron seis personas muertas y otras 25 heridas.

Además, los policías capturaron a 43 jóvenes y los entregaron al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos para no dejar rastro.