Los motoristas que toman medicamentos para el insomnio, la ansiedad y la epilepsia en Reino Unido tendrán que llevar sus recetas médicas consigo, ya que si los detiene la Policía y les hace una prueba de saliva podrían meterse en problemas.

Según el diario británico Daily Mail, se trata de una nueva medida que entró en vigor en esta semana y que regula a los conductores que toman ciertos medicamentos. Asimismo, se indicó que los conductores acusados de manejar bajo el efecto de estas drogas podrían enfrentar cárcel o multas de cinco mil libras esterlinas (7 mil 717 dólares).

En la galería de arriba encontrarán más detalles de la controversial legislación. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen “ampliar galería” y después “mostrar texto”.