"Estoy enfermo y cansado. Mi iPod no sirve aquí. Quiero regresar a mi casa", se lee en una de las cartas enviadas por jóvenes franceses quienes se unieron al yihadismo de Estado Islámico y que ahora quieren regresar a sus casas después de sentirse decepcionados.

"No hago otra cosa más que repartir comida y ropa. De vez en cuando limpio las armas y traigo cuerpos de los yihadistas caídos en el frente de batalla", asegura otro joven francés en una carta publicada por el periódico francés Le Figaro.

Aproximadamente 376 jóvenes franceses se encuentran luchando en las filas de Estado Islámico en Siria. De acuerdo al diario Telegraph, cerca de 100 jovenes han regresado a Francia, de los cuales 76 han sido detenidos y encarcelados.