Un hombre de origen chino fue declarado culpable del asesinato de cinco miembros de su familia y condenado a 125 años de cárcel.

Mingdong Chen admitió haber asesinado con un cuchillo a la esposa de su primo Qiao Zhen Li y sus cuatro hijos en Brooklyn, Estados Unidos, en octubre del 2013.

Las autoridades informaron que el acusado había asegurado que estaba celoso del “éxito” de sus compañeros inmigrantes, ya que en ese tiempo no podía conservar ningún trabajo.

Antes de atacar con un cuchillo a la familia, Chen había vivido una semana con sus víctimas.

Mark Hale, asistente del fiscal encargado del caso,  aseguró que llegaron a un acuerdo con el críminal. Esto  con el objetivo de no causar más daño a la familia de las víctimas, informó el portal de noticias "Sky News".