Su nombre es Martin Shkreli, tiene 32 años de edad y ha generado indignación en redes sociales ya que desde que adquirió los derechos de la pastilla Daraparim, utilizada en el tratamiento contra el SIDA, esta ha aumentado su precio de venta en más de cinco mil por ciento. Antes se vendía en 13.5 dólares y ahora cuesta 750 dólares. 

El CEO de la farmaceutica Turing adquirió los derechos de la pastilla el pasado mes de agosto. Ahora, el valor de cada tableta -que cuesta un dólar producir- se incrementó a 750 dólares. ¿Lo peor? Shkreli ha defendido a capa y espada su decisión: "Era necesario obtener algún beneficio", dijo a al sitio "Bloomberg". 

"Esta no es la situación de una farmacéutica tratando de abusar de sus clientes. Es la de una intentando mantenerse en el negocio", explicó Shkrell. Además, aclaró que utilizará los recursos obtenidos de la venta para financiar la investigación y desarrollar mejores medicamentos. 

Hillary Clinton reaccionó

Al respecto, la precandidata presidencial del Partido Demócrata, Hillary Clinton, despotricó en contra de Martin Shkrelli. La exprimera dama y exsecretaria de Estado utilizó su cuenta de Twitter para opinar del tema. 

"Especular con los precios de medicamentos especiales es indignante. Voy a diseñar un plan al respecto", explicó.