El senador de origen cubano Marco Rubio ganó este domingo las primarias republicanas en Puerto Rico, según proyecciones de cadenas de televisión estadounidenses, en la carrera hacia la Casa Blanca que por su partido lidera el magnate Donald Trump.

Rubio, senador por Florida, de 44 años, se impuso holgadamente en el estado libre asociado de Estados Unidos, según las cadenas CNN y NBC News. 

Los 3,5 millones de habitantes de la isla caribeña pueden participar en las primarias de los partidos pero aun cuando tienen ciudadana norteamericana no pueden votar en las presidenciales de noviembre.

Según las proyecciones, Rubio habría conseguido casi tres cuartas partes de los votos, lo que le permitiría adjudicarse los 23 delegados en juego de la isla, que lo obtiene un candidato si recibe más de la mitad de los sufragios.

Ésta es una necesitada buena noticia para el senador de padres inmigrantes cubanos, que hasta los momentos se encuentra en un distante tercer lugar en la carrera para la nominación presidencial de su partido, con apenas una victoria en un estado de Estados Unidos, Minnesota.

El cabecilla sigue siendo el grandilocuente multimillonario Trump, que lidera con triunfos en 12 estados, seguido del senador ultraconservador Ted Cruz, que ha obtenido seis. El cuarto contrincante, el gobernador de Ohio, John Kasich, no ha obtenido ninguna victoria.

Rubio fue el único candidato que hizo campaña en Puerto Rico, donde estuvo el sábado y en septiembre pasado.

La isla caribeña se encuentra actualmente sumida en una grave crisis económica, con una deuda de 70.000 millones de dólares y en medio de una recesión de casi una década.