El encargado del Cártel de Sinaloa del envío de droga a Estado Unidos, Adelmo Niebla González, escapó de forma idéntica al "Chapo" de un penal de máxima seguridad en el estado de Sinaloa, México, cuando el recién fugado llevaba tres meses preso.

De acuerdo con registros de autoridades citados por el diario mexicano La Razón, el 26 de mayo de 2014 Niebla González y dos operadores más del Cártel de Sinaloa se fugaron del penal de máxima seguridad en la ciudad de Culiacán, a través de un túnel construido a unos 10 metros de profundidad.

El pasadizo tenía un largo de alrededor de 400 metros y pasaba por debajo del penal, algunas casas, el campo, y un pequeño sistema de riego, para finalmente desembocar en una construcción abandonada en las inmediaciones del penal, del mismo modo en que ocurrió con la fuga de "El Chapo".

Así como en el túnel del capo, el de sus operadores contaba con tubos o mangueras para permitir la ventilación, maderos para evitar que se derrumbara y algunos focos para iluminar el camino.

Personal de la Procuraduría General de la República (PGR) que se dedicó a investigar esta fuga estimó en su momento que el túnel fue construido en alrededor de cuatro meses, con el apoyo de trabajadores e ingenieros.

Gracias al pasadizo, tanto Adelmo Niebla González "El Señor" como Ramón Ruiz Ojeda "El Monchi" y Adrián Campos Hernández lograron escapar de la prisión sin que nadie lo notara.

Apenas un mes después de que estos miembros del Cártel de Sinaloa huyeran del penal, "El Chapo" comenzaría a "trabajar" en su propio túnel.

De este modo, en junio de 2014, una pareja llegó al municipio de Almoloya. Decían ser de Guanajuato y querían comprar un terreno para hacer un rancho cerca de la cárcel del Altiplano, cuando en realidad la pareja era enviada a conseguir el sitio a partir del cual se construiría el túnel que le daría la libertad a "El Chapo".

Después de pagar 6 millones de pesos por el terreno, se construyó una casa con una bodega y dentro de lo que debía ser una cisterna comenzaron a armar el boquete por el que después saldría el capo.

De la misma manera en que hicieron el túnel de Culiacán, el nuevo túnel también contaba con instalación eléctrica, tubos de ventilación y maderos para sostenerlo.

En el caso de "El Chapo", el túnel fue al menos cuatro veces más largo y con el doble de profundidad, pero al igual que el anterior, pasó por debajo del penal, del campo y llegó hasta la construcción aledaña, para otorgarle la libertad a Guzmán Loera.