Miles de personas marcharon en Brasilia y otras 19 ciudades de Brasil, protestan contra los escándalos de corrupción con respecto a Petrobras, empresa petrolera brasileña, en la que se vio envuelto el gobierno de Dilma Rousseff, mandataria de ese país.

Según cálculos de las autoridades, la manifestación reunió al menos unas 25 mil personas, según informes del portal brasileño UOL.

El movimiento fue organizado a través de redes sociales. Los asistentes solicitan la impugnación de la presidenta Dilma Rousseff.

Los participantes se concentraron en la Explanada de los Ministerios, donde la seguridad fue reforzada con al menos con tres mil policías.

Durante la primera parte del día, hubo manifestaciones en el Distrito Federal y en varias ciudades de los estados de Alagoas, Amazonas, Bahia, Minas Gerais,Maranhao, Pará, Paraná, Río de Janeiro y Santa Catarina.

Como en otras manifestaciones, muchos de los asistentes visten de amarillo y verde, que los colores de su bandera.