Donna Shute, una maestra de una escuela católica en Washington, Estados Unidos, ha denunciado que fue despedida de su trabajo por padecer anorexia.

Según reseñó el periódico británico "Daily Mail", la mujer comenzó a trabajar en el colegio en 2010, cuando comenzó con el padecimiento. La institución primero le dio una licencia de seis a ocho semanas sin sueldo para que asistiera a su tratamiento para combatir la enfermedad.

Sin embargo, una vez regresó a la escuela le dijeron que no podían tener a "alguien como ella en la institución".

La maestra indicó que antes de ser despedida, se le había llamado la atención por que los colegas se estaban cuestionando sus hábitos alimenticios.

De igual forma, la mujer explicó lo difícil que es recibir tratamiento sin un seguro médico, por lo que debía con seguir un trabajo. Esta aseguró que su rendimiento nunca se vio afectado por su padecimiento.

Cinco años después de lo sucedido Shute contó su historia en el blog XoJane.

En la galería de fotos les mostramos 5 datos que deben conocer sobre la anorexia nerviosa.