Tener un bebé no es igual a tener una mascota o mucho menos un juguete. Eso se les olvida a muchas madres que resultan dejando morir a sus propios hijos de hambre por negligencia, pero en el caso de Amanda Hancock, su indolencia no pudo ser más cruel: su bebé de 7 semanas se murió de inanición mientras ella usaba la leche materna para hacer videos de fetichismo porno para Internet.

Pasó en Oregon. Ella y su novio, Stephen Williams, fueron acusados de asesinato al revelarse los resultados de la autopsia que dieron con su causa de muerte. El infante murió el mes pasado, en enero 22, luego de que repentinamente dejó de respirar, informó el tabloide New York Daily News.

Los acusados afirmaron que alimentaron al bebé con leche unas cuantas veces al día, pero nunca le llevaron al doctor. Nunca recibió tratamiento médico desde que nació, confirmaron los investigadores. Y mientras tanto, sus padres notaban que perdía peso pero ni siquiera la pareja de Amanda se inmutó ya que eso era "la responsabilidad de ella".

En la galería: Niños que viven en condiciones deplorables a nivel mundial. Para leer la información desde un smartphone o tablet hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".