Seis años de cárcel fue la condena para la inglesa Kelly Emmery, quien mató a su hijo Fenton de solo doa años, al darle un sustituto de heroína (metadona) para que se durmiera. De esa manera ella podría fumar crack a sus anchas.

Sucedió en Birmingham. Fenton fue declarado muerto luego de ser llevado al hospital. De hecho, ella ya le había dado de esta misma droga a su hijo en dos ocasiones antes de matarlo en julio de 2013. Las muestras de sangre del niño revelaron que tenía la dosis que se le daba a un adulto, informó el diario local Birmingham Mail. Emery fue culpable de negligencia infantil y de homicidio.

En la galería de arriba verán cifras de la OMS sobre el maltrato infantil a nivel mundial. Para leer la información desde una tablet o smartphone, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".