Malas condiciones económicas. Pobre salud mental. Problemas emocionales y familiares. Todo esto lleva a un padre a asesinar brutalmente a su hijo y a violentarlo. Y quizás eso fue lo que le pasó a Deasia Watkins, de 20 años, que está acusada de apuñalar y decapitar a su bebita, Jayniah, que solo tenía 3 meses de nacida.

Supuestamente, la niña tenía que estar alejada de su madre, ya que esta estaba hospitalizada por actuar de manera errática y por hablar sobre demonios. Pero semanas después de que los trabajadores sociales tomaron la custodia del bebé, Deasia la halló. Y el fin de semana la encontraron en su casa con un brazo lastimado, con su cuerpo atravesado por lo menos 15 veces y su cabeza lejos de su cuerpo, reportó el portal Cincinnatti.com.

Según la policía, luego de que la mujer asesinó brutalmente a su hija, se fue a dormir, cubierta en sangre. Los investigadores culpan a la enfermedad mental de su madre y también a su situación familiar por el crimen. También a los servicios sociales, que no supervisaron bien el caso. Y como la niña había sido dejada con una tía, será requerida para testificar.


En la galería: esto dice la OMS sobre el maltrato infantil alrededor del mundo. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".