Jaime Castaño quería dárselas de "muy chistoso" y cuando vio a su compañera de universidad ebria y dormida, le prendió fuego y grabó todo para postearlo luego en Internet. Mientras ella se quemaba gravemente, este cantaba y luego la siguió grabando mientras esta apagaba las llamas.

Castaño les dijo a los policías que todo lo tomó a través de su celular. Su víctima se quemó en todo el torso y solo se dio cuenta de que su adorado colega fue el que la trató de quemar cuando vio todo en la red social Snapchat, informó el diario New York Daily News.

La víctima reportó el ataque a las autoridades de su universidad, pero esta no habló a la policía sino dos meses después. Castaño fue expulsado por esto y tuvo que pagar 50 mil dólares de fianza.

En la galería: Criminales atrapados por lo que postearon en sus redes sociales. Para leer la información, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".