Los británicos, que eligieron salir de la Unión Europea, no pueden "tenerlo todo", afirmó el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, en una entrevista con la AFP, excluyendo un "menú a la carta" para resolver el divorcio con Reino Unido.

El dirigente del Gran Ducado critica que los británicos quieran mantener los privilegios que supone estar en la UE mientras desechan los inconvenientes.

"No, hay valores fundamentales en Europa que son indisociables", aseguró Bettel, líder de uno de los seis países fundadores del proyecto europeo.

"No vamos a empezar a regatear, aquí no se puede escoger solo lo bueno", insistió el primer ministro de Luxemburgo en una entrevista el lunes por la noche en su residencia oficial.

En Londres, un fotógrafo alcanzó a ver el contenido de un memorándum en manos del diputado conservador británico Mark Field en el que se detallaba la eventual estrategia de salida de la UE desde una perspectiva exclusivamente beneficiosa para Reino Unido.

Xavier Bettel se subleva contra todo trato especial a Reino Unido y descarta un acuerdo "interino" si las negociaciones no concluyen antes de las elecciones europeas previstas para 2019.

"Tenemos ciertos plazos que no podemos cambiar: son las elecciones europeas. ¿Vamos a ver a Reino Unido participando en esas elecciones mientras se encuentra en una instancia de divorcio avanzada?", se pregunta.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, abogó recientemente por un acuerdo transitorio entre Londres y Bruselas, considerando que era "imposible" que Reino Unido concluyese la separación en dos años.

"¿Qué quiere decir un acuerdo transitorio? ¿Ahora vamos a hacer un estatuto híbrido? No vamos a crear un estatuto 'un poco miembro' o 'no totalmente miembro'. No vamos a crear un estatuto 'soy miembro en fase de divorcio' o 'casi divorciado', ironizaba el político.

La primera ministra británica, Theresa May, mantiene por el momento su calendario: prometió iniciar el proceso de separación antes de finales de marzo de 2017.

Hasta ese momento, sus socios europeos han excluido toda apertura de negociaciones mientras no se active el artículo 50 del Tratado de Lisboa que iniciará la salida de Reino Unido de la UE.