Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, reveló que hacerse múltiples tatuajes podrían fortalecer el sistema inmunológico de una persona.

Pero no todo es color de rosa. Hacerse un solo tatuaje podría, al menos temporalmente, disminuir su resistencia a las infecciones, según explicó uno de los conductores del estudio, el Dr. Christopher Lynn.

Los investigadores concluyeron esto después de analizar la saliva de varios voluntarios antes y después de que decoraran su cuerpo de esta forma, en busca de los niveles del anticuerpo inmunoglobulina A y también de cortisol, la conocida "hormona del estrés".

Según Lynn, la respuesta del cuerpo al hacerse un tattoo, dice, es similar a la experimentada cuando estás fuera de forma y van al gimnasio: inicialmente, sienten dolor en tus músculos, pero si continúan, el dolor se desvanece.