Un par de mujeres británicas decidió orinar frente a una familia musulmana mientras esta rezaba en un parque público en Reino Unido.

Después de alcoholizarse, Natalie Richardson, de 32 años y Claire Farrell de 36, decidieron hacer sus necesidades y gritar insultos a una pareja siria que se encontraba a pocos metros con sus tres hijos.

El caso se presentó ante la corte de Devon, donde se describió la situación como “repugnante”.

Ambas mujeres fueron declaradas culpables de agravar religiosamente a la familia, además de comportamiento abusivo.

Por esta razón, el juez decidió sentenciarlas a una pena de cárcel de seis meses. Sin embargo, este suspendió la sentencia por un año.

Mientras tanto, ambas mujeres fueron puestas en libertad condicional y tendrán que pagar 450 dólares para sufragar los gastos de la acusación, informó el diario británico "Metro".