Un hombre que se había dado por muerto después de que una bomba estallara en un mercado de la ciudad siria de Duma, regresó a casa con vida en el momento en que se llevaba acabo su propio funeral.

Mohammed Rayhan quedó inconsciente desde el domingo, bajo los escombros, lo que ocasionó que no regresara a casa.

Al no saber nada de él, su familia imaginó que estaba entre las víctimas que habían fallecido y decidió llevar a cabo su funeral.

Sin embargo, el martes por la mañana, casi dos días después del atentado, despertó, como pudo salió de los escombros y se dirigió hacía su casa.

Según Rami Abdulrahman, director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, es muy común que este tipo de casos ocurran frecuentemente en Siria, pues mucha gente desaparece bajo las ruinas, pero “revive” después.

“A menudo sucede con los niños... sus familias les lloran y luego se encuentran con vida entre los escombros”, dijo Abdulrahman, informó el periódico británico “The Independent”.