La Habana- "Bienvenido Papa Francisco. Gracias por traernos un mensaje de amor y paz. Santidad, rece por nosotros y por la familia. Santidad, ¿me da su bendición? ¿Le puedo dar un abrazo?". Javier Alejandro Rodríguez recitó de memoria el mensaje que hoy que le dará al Papa Francisco a su llegada a Cuba. 
 
Javier Alejandro, de 8 años y sobreviviente de cáncer, es uno de los niños escogidos por la Arquidiócesis de La Habana para recibir al Papa Francisco en el aeropuerto José Martí. Sus amigos Gillian y Alejandro, ambos de 9 años, lo acompañarán. Saldrán a recibirlo, luego de que el Pontífice Católico intercambie un saludo con el presidente cubano Raúl Castro.
 
Los tres niños compartían gozosos el anticipo de lo que será un día único en sus vidas con compañeros de su comunidad parroquial. "Vamos a darle la bienvenida a nombre de todos los niños de Cuba", dijo Gillian, quien es parte del grupo de catequesis de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús en la comunidad los Pinos de La Habana. 
 
Según practicó el jueves en el aeropuerto, Gillian y otra niña entregarán al Papa dos ramos de rosa, uno amarillo y blanco, distintivos de la bandera del Vaticano, y otro con los colores de la bandera cubana.
 
"Fue una noticia muy linda que Dios se haya fijado en nosotros para recibir esta alegría", expresó el párroco Dariel Fong. La ocasión sirvió para que los niños aprendieran sobre la vida del primer Papa latinoamericano, Jorge Mario Bergoglio. 
 
"Nació el 17 de diciembre en Argentina, se graduó como técnico químico y sus papás son italianos", comentó Gillian para demostrar que se ha preparado para su encuentro con el líder católico. Su amiga Carla Rondón añadió que " a él le gusta ayudar a los pobres y a los ancianos".
 
Mañana, otro grupo de niños de la parroquia que sirven de monaguillos o acólitos estarán cerca del altar donde el papa Francisco celebrará su primera misa.