A medida que las fuerzas iraquíes, respaldadas por el ejército estadounidense, avanzan en su ofensiva en Medio Oriente, una creciente desconfianza y paranoia se apoderan del Estado Islámico.

Tanto es así que su el propio líder de los yihadistas, Abu Bakr al Baghdadi, se ha vuelto "receloso" y ha comenzado a realizar un peligroso "ritual" antes de irse a dormir: llevarse su chaleco suicida a la cama.

Según fuentes del ejército iraquí, citadas por Reuters, el líder extremista "está perdiendo el autocontrol y muestra más señales de paranoia". Además, las fuentes apuntan que Al Baghdadi "descuida su apariencia y vive en un refugio subterráneo".

"Vive en un refugio subterráneo y tiene túneles que se extienden a diferentes áreas; no duerme sin su chaleco suicida para poder activarlo en caso de ser capturado", agregan las fuentes.

AFP

Foto:

Hace apenas dos semanas, Al Baghdadi emitió un mensaje urgiendo a sus seguidores a mantener la lucha por Mosul, ciudad de más de un millón de habitantes dominada por los yihadistas desde 2014.

El sitio Actualidad RT recuerda que, desde allí, el líder del Estado Islámico declaró un califato islámico y reclamó casi un tercio del territorio de Irak y Siria.