El diario español 'El País' publicó una entrevista a López, que el líder opositor respondió por escrito desde la cárcel, donde está recluido desde hace más de un año, señalado de instigar las protestas callejeras contra el gobierno de Nicolás Maduro.

López pide que la oposición política defina "propuestas concretas" para materializar ese deseo de transformación y advierte que "no puede haber fracturas que nos debiliten". Por eso, reclama que la unidad sea tanto en la calle como en el voto, porque ambas "no son estrategias excluyentes, sino más bien complementarias"

El opositor está convencido de que van a continuar la "persecución y la criminalización de la disidencia política", como prueba la "señal" que ha dado el Gobierno con la detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, aunque cree que la lucha por una Venezuela democrática "vale la pena".

Agradece el respaldo que ha encontrado en las autoridades de España, Colombia, EE. UU., Perú, la OEA y Amnistía Internacional, entre otras entidades y "ratifica" su inocencia. Durante este periodo en la cárcel, Leopoldo López ha intentado seguir "la inspiración" de disidentes que padecieron prisión, como el sudafricano Nelson Mandela, el estadounidense Martin Luther King y la birmana Aung San Suu Kyi.

Tiene la convicción de que "la democracia en el siglo XXI va más allá de la formalidad de una elección y de la división de poderes. Es que los derechos de todos sean respetados sin exclusiones".

López afirma que la experiencia está siendo dura, ya que, asegura, las conversaciones con sus abogados son grabadas, su correspondencia leída y han arrojado excrementos en su cárcel, pero todo ello le ha servido para conocer la realidad que afecta a otros venezolanos.