Las protestas por la muerte de Freddie Gray, un joven negro que murió mientras se encontraba bajo custodia de la policía, se extendieron a otras ciudades de Estados Unidos.

En la manifestación de Nueva York al menos 100 personas fueron detenidas.

Los arrestos se debieron a que algunos de los manifestantes bloqueaban el tráfico durante la marcha de del miércoles por la noche, realizada alrededor de Union Square.

Gritando frases como “la vida de los negros si importan”, un gran grupo de personas se reunieron para exigir el alto a la brutalidad contra la gente negra en Estados Unidos.

La Policía de Nueva York intentó calmar el tumulto, amenazando con el arresto a todos los que bloquearan las calles, pero de nada sirvió, según informes del periódico estadounidense Huff Post.

También se registraron marchas similares en otras grandes ciudades del país como Washington, donde los manifestantes llegaron a los aledaños de la Casa Blanca, Boston (Massachusetts), Seattle (estado de Washington) y Denver (Colorado).

Baltimore se ha convertido en el último epicentro de las protestas contra la brutalidad policial en Estados Unidos después de que Freddie Gray murió.