Samah Hamdi, de 27 años y procedente de Egipto hizo un video viral a principios de este año, donde ella camina alrededor de El Cairo en un vestido de novia, come en un restaurante y toma un paseo en el metro, pero para hacer frente al estigma social que rodea a las mujeres solteras en su país. "Mi interés es confrontar la sociedad y romper sus tabúes", dijo Hamdi a Publimetro.


¿Por qué empezaste a usar un vestido de novia?

–La mujer en nuestra sociedad siempre ha sido puesta bajo la lupa. Siempre moldeada y con integridad reducida y tratada como algo inanimado. Como si Dios hubiese creado a la mujer para lograr las metas y los sueños de los demás. Siempre exigida para complacer a los demás sin el cuidado de sus ambiciones.


Nos presionan todo el tiempo, mandándonos a una universidad que otra gente elige. Hacemos lo que otros quieren. Vestimos de la manera que quieren. Incluso pensamos lo mismo que otros. De ahí vino mi idea, de que estamos bajo presión todo el tiempo, hay una confiscación de nuestro ser.
La mujer está programada como un blanco supremo: hay que casarla. Si ella lo rechaza, ella no tiene ningún valor, ni reconocimiento de cualquier éxito científico o práctico. Cásate con él porque "la gente" empieza a hablar, porque es "apropiado para nuestra familia". Tener hijos, porque "queremos ser abuelos", y así sucesivamente. Quiero decirle a esta gente con mis acciones: déjame lograr mis metas y deseos.

Entonces, ¿no es sólo sobre el matrimonio?
–Así es, el matrimonio es sólo un ejemplo. La idea es rechazar la difusión de ideas sobre las mujeres. Todo el mundo en nuestra sociedad cree que el hombre es la única persona que tiene razón, otras opiniones son erróneas. Traté de decir que ambos pueden estar en lo correcto; cada uno tiene diferentes opiniones e ideas que no pueden imponerse sobre las demás, sobre todo con respecto al matrimonio.

¿Cuál ha sido la reacción de la gente de verte caminando en un vestido de novia?
–Las personas quedan petrificadas y sólo miran. Un anciano comenzó a susurrarle algo a sus hijos. Los vendedores ambulantes del centro han lanzado hostigamientos verbales. Pero las mujeres en el metro intentaron hablar conmigo e incluso tener una pequeña fiesta.


El video que hice de mí misma caminando por El Cairo en un vestido de novia se llevó el premio de artes 25 de Youth Salon y fue tratado como una idea "innovadora". Después de verlo, muchas mujeres estuvieron de acuerdo con mis ideas y dijeron que desearían tener mi atrevimiento. Algunos hombres han tenido la misma actitud.

¿Cuál ha sido la actitud de tu familia con tu activismo?
–Mi familia no sabía nada de él antes de verlo como una obra de arte en exhibición. Por supuesto, se maravillaron ante la idea. No lo entendieron correctamente, así que tuve que explicar. Ellos querían que yo pensara como todo el mundo, pero por desgracia yo no soy como ellos. De todos modos, para ellos es sólo una obra de arte.

¿Quieres casarte y formar una familia propia algún día?
–No estoy en contra del matrimonio, sino en contra de la rutina de todo: sólo dos cuerpos convergentes, simplemente amor sin querer. En los llamados "salones de matrimonio", la madre elige a una chica para su hijo. Estas mujeres son consideradas como maniquíes en una vitrina.


Una mujer tiene que ser una buena chica, una buena esposa y una buena madre. Entonces su vida se acaba. Me niego a casarme de esta manera. Quiero amor espiritual con un hombre que cree en mí. Esto no puede ser planificado, como el trabajo o el estudio. Sólo depende de nuestro destino y sucederá cuando Dios lo quiera.

En una entrevista, dijiste "me niego a la misión por cual las mujeres fueron creadas". Entonces, ¿cuál es la misión de la mujer?
–No veo una tarea específica. Sólo pienso que ella debe hacer lo que ella cree y elija por sí misma. Triunfar en el trabajo por su propio bien, por ejemplo. Ser independiente de todos.

Un comentario en tu página de Facebook dice: "Una persona que no tiene hijos mientras es joven no tendrá a nadie que cuide de ella en la vejez". ¿Qué piensas acerca de ese comentario?
–Puedo entender esta forma de pensar. Sin embargo, tener un bebé para mí tiene otro significado. Tengo que pensar mucho antes de traer a un niño a este mundo miserable.


La vida en el Medio Oriente es difícil. Estoy constantemente pensando si voy a ser capaz de darles a futuros hijos una educación apropiada. El niño es un ángel de Dios en la Tierra, pero lo estamos destruyendo con nuestros pensamientos. Tenemos que dejar que nuestros hijos tomen sus propias decisiones. La sociedad misma tiene que ser educada.