El volcán Calbuco registró dos violentas y sorpresivas erupciones en las últimas horas tras medio siglo de inactividad, obligando a evacuar a casi 5.000 personas y manteniendo en vilo este jueves a regiones turísticas del sur chileno y argentino por el alcance de sus cenizas.

Tras permanecer dormido por 54 años, desde el macizo emanaron gigantescas columnas de gases y material incandescente que provocaron asombro en las ciudades de Puerto Montt, Puerto Varas y poblados aledaños, ubicados a unos 1.300 km al sur de Santiago.