El pasado viernes 8 de enero, el narcotraficante Joaquín “El Chapo Guzmán” fue detenido por el gobierno mexicano.

Esto luego de fugarse del penal de máxima seguridad “El Altiplano” el 11 de julio del año pasado.

Tras su recaptura, las autoridades decidieron colocarlo en la misma prisión, asegurando que la seguridad fue reforzada.

Sin embargo, el domingo comenzó su proceso de extradición a Estados Unidos, luego que la Interpol México decidiera ejecutar formalmente dos órdenes de captura, de acuerdo a "CNN".

En territorio estadounidense estas serían las cárceles de las que el delincuente tendría muy pocas posibilidades de escapar.