En medio de la selva, el actor norteamericano Sean Penn y la actriz mexicana Kate del Castillo mantuvieron un secreto encuentro con el narcotraficante más buscado: Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien se encontraba prófugo desde el 11 de julio de 2015.

La entrevista fue publicada por "Rolling Stone" un día después que el Gobierno mexicano lo capturara en Los Monchis, en la ciudad de Sinaloa.

Según la publicación, el actor viajó a la selva mexicana en octubre para llevar a cabo la entrevista durante siete horas, y luego la continuó vía telefónica y video.

En la extensa entrevista, Guzmán Loera relata sus orígenes como narcotraficante y explica su visión del futuro del negocio de la droga en el mundo.

"El día que yo no exista no va a mermar nada el tráfico de droga", afirmó El Chapo cuando fue consultado si se sentía responsable por la violencia en México.

"Lo que yo hago es defenderme nada más. ¿Que yo ande buscando problemas? Jamás", aseguró Guzmán.

Es la primera entrevista que Joaquín "El Chapo" Guzmán brindó en su vida.

El Chapo no tuvo reparos ni falsa modestia a la hora de definir su posición en el tablero mundial del narcotráfico.

"Yo trafico más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana que nadie en el mundo. Tengo una flota de submarinos, aviones, camiones y botes", afirmó el viejo líder del cartel de Sinaloa.

El famoso narcotraficante también relató su fuga. Guzmán envió ingenieros a Alemania en 2015 para que recibieran durante tres meses un "extensivo entrenamiento adicional" para poder manejar el agua subterránea de la prisión.

El objetivo era que lograran que por el túnel pudiera circular una motocicleta de riel, con motor modificado que funcionara con poco oxígeno, para que "El Chapo" pudiera "caer desde el hueco en el piso de la ducha de la celda sobre la silla de la moto y a su viaje a la libertad", escribió el actor estadounidense en su texto.