Siete meses después de que llegara al cometa 67P, el explorador espacial "Philae" logró despertar de su hibernación. Un hecho que ha emocionado al mundo de la ciencia, ya que tiene como objetivo estudiar la composición molecular y mineralógica del comenta, así como sus propiedades físicas y otros aspectos, que son históricos en el estudio astronómico.

"Philae lo está haciendo muy bien. Tiene una temperatura de 35ºC y 24 watts de batería disponibles", comentó el doctor Stephan Ulamec, titular del proyecto, quien añadió: "Está listo para entrar en operaciones".

Philae llegó al cometa 67P el 15 de noviembre de 2014, pero tuvo problemas a su llegada. Llevaba en hibernación desde el 12 de marzo de este año, cuando se perdió contacto con el explorador, poniendo en riesgo una misión espacial con más de 10 años de planeación.